Consignas de escritura

para que escribir

Muy raras veces nos preguntamos para qué hacemos lo que hacemos. Y esto para mí es clave: si no tengo claras cuáles son mis intenciones o propósitos, ¿de dónde voy a sacar motivación? Si nunca me pregunté si esto o aquello me da o no igual, ¿cómo sé si estoy en el camino que quiero?

Lo mismo aplica a la escritura: si no sé para qué escribo, es muy poco probable que le dé un lugar en mi agenda. Así, escribir es una actividad más del montón y si llego a tener tiempo, si me queda un huequito, dale sí, escribo. Pero si me detengo a pensar en mis intenciones, si sé que escribo para desahogarme, para cuidar de mí misma, para tener un diálogo conmigo en soledad, la cosa cambia. La escritura así toma valor, es importante y en consecuencia no la puedo postergar porque no me quiero postergar. ¿Se entiende?

Así que la consigna es esta: escribí para qué escribís. Esta pregunta está pensada para aquellas personas que ya escriben y que quizá nunca se hicieron esta pregunta o para quienes quieren revisar su relación con la escritura. Si no sos de escribir y quisieras empezar, la variante podría ser “escribí para qué querés escribir”.

Después contame cómo te fue, y si querés, compartime tu para qué en los comentarios.

Escribo y practico la pausa. Soy nómade y bien humana. Facilito talleres para que te conozcas a través de la escritura. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.