Blog

“La razón principal para tener un diario de sueños es que, si no lo tienes, tus sueños se perderán. Los minutos y las horas (que acaban sumando días y meses) transcurridos en tus propios mundos y creaciones desaparecerán de manera irremediable. Al escribir tus sueños los trasladarás a tu memoria a largo plazo, y esas experiencias increíbles y tan intensas con las que te despiertas te esperarán en tu diario para que vuelvas a ellas como si fueran fotografías antiguas”.


Este párrafo es del libro “Diario de sueños” de @blackiebooks publicado por Editorial Planeta. En sus páginas explica qué son los sueños, por qué soñamos y propone una guía práctica del buen sueño (además de dedicarle más de la mitad del libro al registro de los sueños con ilustraciones y disparadores). Claro que no es necesario comprarlo para llevar ese registro, lo podés hacer en tu diario o cuaderno, y para guiarte te propongo esta serie de consejos.

Igual, acá hago una aclaración: guiate por tu intuición y creá tu manera particular de registrar lo que soñás. Podés escribir y no dibujar o escribir libre sin ningún disparador; si sos mujer, quizá quieras cruzar esta info con tu ciclo menstrual o con las fases de la luna o simplemente con tus emociones para notar cómo influyen. Este diario y cualquier otro que quieras escribir, será lo que vos quieras que sea. No hay un manual ni una única manera de hacerlo.

Yo en general no llevo un registro diario de mis sueños, sino que bajo al papel aquellos en los que creo que hay un mensaje a decodificar o simplemente aquellos en los que intuyo que tengo que sentarme y revivirlos a través de la escritura para entenderlos.


1:

Ni bien te levantes, agarrá tu diario y empezá a escribir tu sueño.

2:

Tratá de identificar tu rol (si eras protagonista o testigo), dónde estabas, qué estabas haciendo y si había objetos, sonidos, texturas u olores.

3:

Preguntate: ¿Cómo me sentía en el sueño? ¿Qué sensanción me quedó en el cuerpo al despertarme? (esta información es valiosísima para entender tu presente).

4:

Escribí algunas conclusiones: ¿Por qué soñé esto y en qué me puede ser útil?

5:

Dale un título a tu sueño, anotá la fecha, en qué lugar dormiste y recuerdos del día anterior.

6:

Si querés, dibujá lo que soñaste con los elementos que tengas a mano.

 


¿Vos tenés un diario de sueños? ¿Cómo es tu registro? ¿Por qué lo empezaste? Te leo en los comentarios ♥

 

Escribo diarios y te animo a que te conozcas a través de consignas y talleres. Soy nómade y bien humana. Practico la pausa. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *