Blog

Quienes me siguen hace tiempo saben que durante un largo tiempo sufrí gastritis. En el sumun del dolor, visité una nutricionista que me ayudó a equilibrar mi dieta y hacer cambios concretos. Claro que muchas de las cosas que comía profundizaban las molestias, pero sobre todo el dolor se acentuaba cuando me enojaba. Ahí me di cuenta de que tenía que trabajar mi ira y mis emociones contenidas porque si no mi cuerpo nunca iba a sanar.

Lo que me ayudó mucho fue llevar un diario de alimentación (también se lo conoce como diario de alimentos o diario de comidas). No solo me sirvió para hacer ajustes en mi rutina, también me permitió darme cuenta de que necesitaba ordenar mis horarios, que no me hacía bien comer mientras mamá dejaba el noticiero de fondo, que algunos alimentos me inflamaban la panza y los tenía que evitar, y que cuando más rayada estaba más tenía que respirar y relajarme antes de comer porque si no ese raye me lo terminaba comiendo.

Este diario creo que puede venir bien en momentos de desarreglos o cuando queremos conectar con nuestro cuerpo y ser más conscientes de nuestros hábitos. Podrías hacerlo durante 7 o 10 días para llevar un registro fiel de tu alimentación durante unos días o usarlo durante el tiempo que quieras y necesites.

Si googleás, hay mil maneras de llevar un diario así e ideas sobre las cuales escribir. Yo acá te comparto lo que me sirvió a mí, algo sencillo, que no implica mucho tiempo y que es súper poderoso.

Espero que estos breves pasos te sirvan y puedas a arrancar uno pronto.

diario de alimentacion

Paso 1:

Ni bien termines de comer, agarrá tu cuaderno y anotá la fecha y la hora (esto te va a ayudar a hacer ajustes en tu rutina y acomodar tus horarios)

Paso 2:

Registrá las comidas y las bebidas que consumiste.

Paso 3:

En unas breves líneas anotá en qué lugar comiste, cómo era el contexto, con quién estabas y tu estado de ánimo (el ambiente y tus emociones pueden influir en la elección de ciertas comidas y bebidas).

Paso 4:

Después de 7 o 10 días, revisá tu diario y sacá conclusiones (y comprometete con vos para hacer los cambios que necesites. Si no podés sola, pedí ayuda a un profesional).


¿Llevás o llevaste un diario de alimentación? ¿Qué le agregarías? Contame tu experiencia o tus propuestas en los comentarios ♥

 

Escribo diarios y te animo a que te conozcas a través de consignas y talleres. Soy nómade y bien humana. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *