Blog

Cuando llega fin de año y quedan semanas para que empiece enero, muchos agrupan el año como si fuese un libro y empiezan a ver a cada mes como un capítulo. Muy pocas veces me sentí parte de este grupo, pero no sé por qué desde hace unos días se me vienen a la mente situaciones, recuerdos, risas, gente (mucha), tristezas (que en la balanza son bastante pocas, por suerte) y sonrisas.

Empecé el año cursando mis últimas materias de la facultad. Ahora me veo cuasi recibida, poniendo primera con la tesis para que a mitad del año que viene la firma “Lic. JSC” recorra papeles reales y digitales a la velocidad de la luz (y a la velocidad de mi felicidad).

Empecé el año en Mar del Plata, con dos locas con las que no me pude parar de reír. Definitivamente, esto se vio reflejado en todo el año (especialmente cuando el reloj marca las 00.00 horas).

Empecé el año en una empresa. Deseando entrar en una agencia. Termino el año como quería.

Termino el año con más gente en mi listado de “valen la pena” y menos en “no sabe no contesta”.

Termino el año queriendo más momentos con mis amigas como los que vivimos este año, desde Brasil hasta Tigre. Desde Crobar hasta Style. Desde sobrias hasta ebrias. Desde salidas de a 2, hasta salidas de a 7. Desde vestidas para matar hasta lookeadas con shorcito y remera blanca siguiendo una pelota en Dardo Rocha.

Termino el año con una sonrisa por la hermosa (y graciosa) familia que tengo. Termino el año agradecida por todo lo que crecí y por todas las caídas que siempre vienen bien a pesar de las quejas, de las caras de culo y de los mambos que mueven hasta la neurona que uno no sabe que tenía.

Brindo por un año en que pensemos menos.

Por un año en el que nos preguntemos menos y vivamos más.

Por un año en el que los desafíos estén a la orden del día y nos aferremos menos a lo conocido.

Por un año donde haya menos pelotudismo, más huevo y menos ovarios (para que haya un mínimo equilibrio).

Por un año en el que nos ocupemos y no nos pre-ocupemos.

Por un año donde sólo un día por vez ocupe nuestro cuerpo y nuestra mente.

Por un año que sea como tenga que ser.

Chin chin.

Escribo diarios y te animo a que te conozcas a través de consignas y talleres. Soy nómade y bien humana. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Sin comentarios

  1. brindo por un baño
    cuek
    no mentira
    muy buen post
    te olvidaste poner que empezaste un año sin blog, y ahora lo tenes, y cada vez esta mas bueno y mas lindo (habría que presentarle una bloga).
    mmm no había caído en la cuenta de que se acaba el año, tal vez por que estoy laburando y me volví un engranaje, y ya no tengo mucho tiempo de fijarme en esas cosas. Pero recuerdo que el año pasado hice un intento de espejo retrovisor. Hay momentos que esta bueno ver para atrás, otros pa delante derecho. y a veces para el costado supongo. Ojala que si, que pensemos menos las cosas, que el saber … dicen … es sufrimiento. Vivir con instinto. Así que si me dejan … en esta mesa virtual … que brindo por las causalidades y el instinto.

    • Leandro

    • 10 años ago

    Holaaaaa,, jimboo… Bueno despues de muchas promesas cumpli! Estoy firmando tu blog, sigo opinando que sos una adicta a las redes sociales

    Te mando un beso,, y brindo por que tengas un buen final y un mejor principio

  2. brindeemooos!!!

    besos…

  3. Termino el año confirmando nuevamente BRASIL 2011, wwwwijijijiuuuuyyy

    CHIN CHIN AMIGA

    • efa

    • 10 años ago

    me gusta, me sumo a tus deseos!
    tiempos de bonanza para todos los buenos

    • Anónimo

    • 10 años ago

    Brindo..por seguir el vuelo..por evitar la mediocridad..por iluminar el espirtu…gracias hija….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *