Blog

Me cuesta soltar a la hija. La hija que vivió en esta casa durante 31 años. Los viajes que llevo en la piel no me pesan ni un poco. Siempre que vuelvo, me cuesta irme.

*

No sé cómo es ser adulto. No tengo la menor idea de lo que significa ser responsable. O quizá sí, superficialmente. ¿Qué es lo que tengo que hacer cuando me quiero hacer cargo de mí?

*

Buenos Aires me abruma, mi mente en Buenos Aires me sacude como un perro se sacuda cuando está húmedo. Cargo con un miedo que me acompaña hasta cuando me voy a dormir: ¿por qué se vive tan mal? Mi lugar no es este, lo sé, me cuesta aceptarlo, me duele aceptarlo. Eso implicaría soltar. Eso implicaría elegir.

*

Soy la mujer de los mil dolores (este año parece que estoy haciendo un posgrado de mi cuerpo). Enero: gastritis. Mayo: sacro inflamado. “Conflicto: 1. Los seis instantes sagrados: concepción, nacimiento, adulto, padres, abuelos y muerte. Causado también por todo lo que es sagrado para la persona. Sobre lo que se basa la persona para construir su vida 2. Dirección: La pelvis se mueve para cambiar de dirección al andar”. El cuerpo me habla.

*

Quiero construir mi hogar con A. Quiero que la mujer esté feliz, en su espacio y con su amor. Me siento imantada por mi deseo de tener mi lugar. Y ya lo tengo,  y ya existe, y ya es el momento.

*

Nunca dejaré de ser hija. Ahora quiero que viva la mujer.

Escribo diarios y te animo a que te conozcas a través de consignas y talleres. Soy nómade y bien humana. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *