Blog

Mi lugar es la ruta
Mi lugar es el interminable horizonte
es el asfalto, es la banquina, es el aire
que entra en mis poros, en mis músculos, en mi sangre

Mi no lugar es la ciudad
Donde casi nada aprendo, donde casi nada me hace crecer
donde no evoluciono, donde el tiempo se esfuma entre mis dedos

En la ruta me conecto con mis cuatro cuerpos
En el camino me pierdo y me encuentro
En el andar cruzo miradas con extraños que se vuelven mis grandes maestros

Pocos entienden ese amor nómade
Pocos entienden que se pueda aprender en constante movimiento
Pocos entienden cómo es eso de sentirse libres

Mi lugar es la ruta
Donde amo, odio, siento, lloro, sonrío, río
Donde extiendo mis alas
Donde la vida soy…
y no la veo correr

Mi lugar es la ruta
Mi lugar soy yo
Con sus pros y contras
Con lo lindo y con lo feo
Con lo bueno y con lo malo
Con lo terrenal y lo trascendente

Mi lugar es la ruta
Ese susurro que me dice que hoy
es donde tengo que estar.

Escribo diarios y te animo a que te conozcas a través de consignas y talleres. Soy nómade y bien humana. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Sin comentarios

  1. Hermoso Jime!!

    Me pusiste la piel de gallina!!

    Gracias por la dedicatoria, más que identificada con cada una de tus palabras 🙂

  2. Gracias 🙂 Es que a pesar de que hayan pasado 3, 20 o 40 meses, el alma viajera siempre va a estar intacta

  3. ¡Espectacular! 😀

    1000 x 1000 identificada 🙂

    Gracias por la dedicatoriaaaaa!!

  4. 🙂 Muy de acuerdo. Pero también se puede ser viajero en la ciudad si uno se suelta. Es cuestión de anteojos. Uno puede viajar incluso en una jaula con los ojos cerrados. Un besote enorme linda! Que ganas de salir de nuevo!

  5. 🙂 linda!

  6. Coincido! Pero mi lugar es la ruta, qué querés que te diga! jaja Abrazos 🙂

  7. Belleza belleza belleza de nota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *