Blog

Vos. Si si. Vos. Date vuelta y mirame. Vas de un lado a otro, tocando la línea del más acá y la victoria del más allá. Sí, no te hagas la desententida que sabés muy bien de qué hablo.

Como la torre prendiéndose fuego, estás en llamas. Chispeás por todos lados, no comprendiendo qué pasa, cómo de golpe tu universo se resquebraja a pedazos.

Engañás tanto, seducís y al mismo tiempo paralizás, nadie se da cuenta de tus movimientos de serpiente, nadie escucha tus risas de hiena, nadie se pregunta por qué el sonido de tu alarma resuena las 24 horas del día.

Me doy el placer de observarte. Entiendo tus curvas pero te convertiste en una calle sin salida. Ya no sabés para dónde ir, estás acorralada.

Tu maquillaje de mimo berreta deja mucho que desear: limpiate la cara y echate a mudar. Mientras borro tus expresiones me vuelvo más fuerte. Me elevo hasta el cielo y vuelo sin sentirte.

No te creo nada más. No te tomo en serio nunca más.

Escribo diarios y te animo a que te conozcas a través de consignas y talleres. Soy nómade y bien humana. Amo la naturaleza, los libros y la autoexploración. Autora de Letras Luz y del blog La Vida de Viaje.

Sin comentarios

  1. […] Día 7: Despidos sin aviso […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *