Balance de año viejo

Me cuesta escribir un balance de lo que fue mi año. Hay cosas que recuerdo en crudo y hay otras que mi mente prefiere olvidar. Hubo días donde me sentí liviana abrazando mi individualidad. Me liberé de pasados ancestrales y fui yo desde mi totalidad. Cerré círculos que permanecían abiertos desde hace años (y es que hacerse responsable de uno mismo en el presente implica tomar el timón con ambas manos y transpirar un océano).

Este es el crecimiento que busco: el sincero, el que se da naturalmente y con el corazón abierto. Sí: amé mi individualidad, pero la amé más cuando encajó en la individualidad de otros. La fuerza de lo colectivo me eleva. Mi ego ya no es lo que era: está limpio. Hace unos días, con el mar entre mis pies, caí en cuenta de las estructuras en las que sigo cayendo: las mías, las heredadas, las que están porque sí y para nada. Y me sentí liviana al darme cuenta que ahora puedo decidir. Que lo que creía sólido, ahora puede tener la forma que yo quiera. Que puedo responder en lugar de reaccionar (aunque me cuesta una vida). Que las palabras son mi manera de entender los mundos que me habitan y que todos pueden convivir en una hoja en blanco escrita con mi puño y letra.

Este año me enfrenté con mis monstruos. Algunos eran viejos conocidos (algunos los siguen siendo) y otros bebés de pecho. Los amamanté hasta que ya no tenían más hambre y los expulsé de mi vientre. Lloré, lloré mucho. Y reí hasta que la panza se quedó sin risa.

Viajé a una de las rutas más australes del mundo y me volví a enamorar de quien me enamoré. En ese viaje mi Yo Nómada volvió a nacer: la vida en movimiento es lo que necesito para sentirme viva. Después vinieron meses quietos, meses donde Buenos Aires fue casa y aprendizaje: en la vida del no-movimiento encontré belleza en lo cotidiano (¿acaso no hay un movimiento sutil en lo que permanece? Todo es mar y arena. Todo es raíz y viento).

Ya no quiero luchar por lo que quiero que sea y no es. Ya no le encuentro sentido a correr por lo que quizás no es para mí. Me declaro libre de los pecados que fueron y suelto mi capricho de moldear mi realidad con fantasías. Lo que quiero que sea será escrito, como una manera de construir un mundo que sucede en el único universo que existe: el mío.

Este año me animé a concretar aquello que estaba latente. Creí en mi poder, le di poder a mi poder de crear. Soy creadora de la realidad que vivo. Soy criatura creativa. Volví a jugar con mi voz y a mostrarme vulnerable. Volví a ver a mi primer amor y lo abracé siendo la mujer que soy hoy. Vendí libros como flores y recibí palabras de gratitud. Sí: esta es mi vocación, lo que soy y quiero ser.

Alenté a otros a escribir sus mundos y me corrí del resultado. Reconstruimos lo que nunca fue contado. Recibí amor. Di las gracias. No fui un maestro: ellos fueron el suyo.

Conocí Europa y mi primer destino fue Croacia, un lugar que en mis mapas no existía. Dormí en una isla, amanecí con el mar Adriático en mi balcón y suspiré con sus atardeceres dorados. Volé a Italia y su ruido me caminó por las piernas hasta que entré en la frecuencia de su sonido. Comí hasta cansarme. La almohada hizo eco de mis gracias.

Antes de que sucediera todo esto, me asaltaron. Y los ladrones me pidieron disculpas por haber entrado y golpeado a mamá. Los miré a los ojos. Los perdoné. En este mundo loco no queda otra que mirar con el corazón: el amor nos salva.

Ahora estoy en el mar del plata, la playa donde papá venía de vacaciones con los abuelos que nunca conocí, pero que abracé en sueños. Acá voy despedí al 2017, el año-regalo donde todo se movió y cambió de lugar. Donde solté, cerré, amé y transmuté.

Gracias por este año-alas.

Gracias por este año-luz.

Gracias por este año-fuerza.

Gracias por este año-brújula.

Me llevo el sello del 2017 en mi pasaporte de vidas vividas.

Anuncios

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.