“El jardín del profeta”. Khalil Gibrán

Sobre lo bueno y lo malo

Puedo hablar de lo bueno, no de lo malo. Porque, ¿qué es lo malo sino lo bueno víctima de su propia hambre y de su propia sed? Ciertamente, cuando lo bueno está hambriento, busca alimentarse en oscuras cuevas, y cuando está sediento, bebe incluso de las aguas estancadas.

Son buenos cuando pueden ser uno con ustedes mismos. Sin embargo, cuando no lo son, no son malos. Puesto que una casa que no está unida no es una cueva de ladrones, es solo una casa sin unión. Y un barco sin timón puede andar sin rumbo entre islotes peligrosos y sin hundirse hasta el fondo. Son buenos cuando intentan dar de ustedes mismos. Sin embargo no son malos cuando buscan la ganancia que los enriquecerá. Pero cuando luchan por tener, no son más que una raíz que se prende en la tierra y succiona su interior.

Seguramente la fruta no puede decir a la raíz: “sé como yo, madura y plena y da siempre de tu abundancia”. Puesto que para la fruta el dar es su necesidad, como el recibir es una necesidad para la raíz.

Son buenos cuando están completamente conscientes de su discurso. Sin embargo, no se convierten en malos cuando permanecen dormidos mientras sus lenguas titubean sin propósito. Aun un vacilante hablar puede fortalecer una lengua débil. Son buenos cuando caminan rengueando hacia ella. Incluso aquellos que renguean, no retroceden. Pero ustedes que son fuertes y decididos, cuídense de no renguear delante del lisiado, creyendo que eso es bondad. Son buenos de incontables maneras, y sin embargo, no son malos cuando no son buenos. Son tan solo perezosos y vagos.

Es una pena que los ciervos no puedan enseñar su velocidad a las tortugas. Es su deseo por su yo-gigante que reposa su grandeza y ese anhelo se encuentra en cada uno de ustedes, ese anhelo es un torrente que corre poderosamente hacia el mar, llevando los secretos de las colinas y las canciones de los bosques. Y en otros es un hilo de agua que se pierde en ángulos y curvas, y se consume antes de alcanzar la playa. Pero no permitamos que el que mucho anhela le diga al que anhela poco: “¿por qué avanzas tan lentamente y te detienes tanto?”. Porque el que es verdaderamente bueno no pregunta al desnudo: “¿dónde están tus vestidos?”. Ni al vagabundo desamparado: “¿qué le sucedió a tu casa?”.

Sobre la alegría y la tristeza

Sus alegrías son sus tristezas sin máscara. Y de un mismo manantial nacen la risa y las lágrimas. No puede ser de otra manera. Mientras más profundo se clave el dolor en sus corazones, más espacio habrá para su alegría.

¿No es la copa que contiene su vino la misma que estuvo quemándose en el horno del alfarero? ¿Y no es el laúd que calma sus espíritus la misma madera que fue tallada con cuchillos?

Observen en el fondo de sus corazones cuando estén alegres, comprobarán que solo lo que les produjo tristeza les devuelve la alegría. Y vean de nuevo en sus corazones cuando estén tristes, comprobarán que lloran por lo que alguna vez fue deleite.

Algunos de ustedes acostumbran decir que “la alegría es mejor que la tristeza” y otros “no, la tristeza es un sentimiento superior”. Pero yo les digo que son inseparables. Llegan juntos y cuando uno de ellos se sienta con ustedes en la mesa, el otro espera durmiendo en sus camas.

En verdad están oscilando como platillos de una balanza entre sus alegrías y sus tristezas. Solo cuando están vacíos sus platos permanecen quietos y equilibrados. Así, cuando el que cuida el tesoro los levante para pesar su oro y su plata, es necesario que sus alegrías y pesares suban y bajen.

Khalil Gibrán fue un poeta, pintor, novelista y ensayista libanés. Conocido como el “profeta de Oriente” por su obra “El profeta” escrita cuando tenía 15 años. Fue el creador de un círculo intelectual que intentaba renovar la poesía árabe. Sus palabras son melodías para los oídos.

banner-letras-luz-2

Anuncios

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s