Herramienta #1: tu árbol genealógico

 

“No puede ser que no sepas cuáles son tus raíces”, me dice Violeta antes de empezar la sesión de constelaciones familiares (ya les hablaré sobre esta otra herramienta).

Sus palabras me avergonzaron. No sabía qué responderle. Me preguntaba si mis bisabuelos habían sido inmigrantes y me quedaba callada. Me preguntaba dónde había nacido mi abuela materna y la duda sobrevolaba las provincias argentinas de Santa Fe y Mendoza. ¿En qué año nació tu papá? Basta de preguntas, quiero salir corriendo.

Es cierto. ¿Cómo nunca me interesó saber de dónde vengo? ¿Cómo nunca me importó conocer la historia de esas personas que por no haberlas conocido no significa que nunca hayan existido?

Quizás antes no era el momento y hoy sí lo es. Quizás antes no hubiese tenido la fortaleza y la entereza para afrontar tantas luces y sombras.

Soy un cúmulo de historias. Soy el resultado de una génesis. Soy el producto de un árbol genealógico que soportó turbulencias. “SENTIR EN LLAMAS”

Recordé que en el tercer año de la secundaria tuve que hacer un trabajo sobre mi árbol genealógico. Ahí tuve que volcar muchas fechas y todos los nombres y profesiones de mis ancestros hasta la tercera generación. El gráfico con rectángulos y círculos maritales estaba incompleto porque solo tenía las conexiones directas que desencadenaban en mi nacimiento.

Con un lápiz empecé a rellenar los espacios vacíos de todas esas personas-fantasmas que no había incluido, pero que también tienen que ver conmigo.

árbol genealógico-jime sánchez-4No se ve muy bien, pero este es el árbol que rescaté y completé

Antes de empezar con todo esto no sabía que se podían estudiar los árboles genealógicos. Que se podían analizar las relaciones que hay entre una persona y otra por las fechas de nacimiento y de defunción. Que alguien podía ser heredero universal de un familiar que ya no vive. No sabía que conocer mi árbol genealógico me iba a permitir entender actitudes y comportamientos que no son míos sino que fueron heredados inconscientemente, sin quererlo.

Y mientras nosotros nos movemos hacia una dirección, el Universo se encarga de unir hilos invisibles para que podamos cerrar los círculos que permanecen abiertos.

A los dos días de haber empezado a tejer este entramado detectivesco, me escribe Graciela, una de mis maestras de reiki con la que hace algunos años tomé un curso de yoga para niños, practiqué diksha e hice varias meditaciones.

Sin comentarle sobre el viaje ancestral que estaba comenzando a hacer, y entre mates y charlas espirituales, me cuenta que desde hace un tiempo estudia los árboles genealógicos de sus pacientes para superar bloqueos, conflictos y adicciones. No podía creer la conexión.

Este viaje implicaba un desafío:

— Tenés que conseguir todos los datos posibles hasta en lo posible tu cuarta generación. Es importante que sepas los secretos que esconde tu familia, las relaciones entre tus parientes y todo lo que quieras saber. Su historia es también tu historia.

— Uff… ¿tanto? ¿Es necesario?

— Sí, es necesario.

Graciela me explicó cómo debía armar mi árbol genealógico para que después lo pueda estudiar:

  • Los círculos representan a la mujer.
  • Los triángulos al hombre.
  • Un círculo o un triángulo vacío son familiares vivos.
  • Un círculo o un triángulo con una cruz en el centro son familiares fallecidos.
  • A la izquierda ubicás a los hermanos mayores.
  • A la derecha a los hermanos menores.
  • De cada familiar: nombre completo, fecha de nacimiento y de defunción.

Y me detalló qué es lo que debía saber y preguntar sobre mi clan familiar (algunas cosas me animé a preguntar, otras no quise y algunas me olvidé):

  • Si las parejas estuvieron casadas o no.
  • Si hubo abortos provocados o espontáneos o niños muertos al nacer.
  • Muertes dudosas, asesinatos, suicidios, incestos y violaciones.
  • Profesiones.

árbol genealógico - jime sánchez 3Así quedó mi árbol. La cuarta generación está un tanto vacía, pero ya habrá tiempo para conseguir más datos

Después de unos días, me volví a reunir con Graciela. Y me contó que gracias al estudio del árbol genealógico (teniendo siempre en cuenta la fecha de nuestro nacimiento y la de los demás parientes) uno puede saber que:

  • Tenemos maestros. Los maestros son aquellas personas que vivieron algo en su vida que debemos repetir para ser iguales o mejores o para aprender de ellos. Si tuvieron una mala vida, debemos hacer lo contrario. En mi caso mi maestra es Esther, mi bisabuela materna. Todos recuerdan de ella su carácter, alegría, buen humor, complicidad y compañerismo. Eso es lo que debo tomar de ella y reforzarlo en mi vida.
  • Tenemos dobles por fecha de nacimiento o por fecha de concepción. La historia de tus dobles te incumbe. Si se trata de historias positivas se heredan (uno trae esos recursos o habilidades incorporadas) y si se trata de historias duras, también (nuestro trabajo consistirá en limpiar esa carga negativa para crecer o evolucionar). En mi caso soy doble de María Inés Segunda, mi abuela materna. Ella siempre comparó, siempre hubo alguien mejor o peor, siempre se sintió en un segundo lugar (¡ojo con los nombres que les ponemos a nuestros hijos porque los marcamos de por vida!) y esos son los grandes temas que estoy trabajando hoy.
  • Podemos ser herederos universales. Esto quiere decir que heredamos de esa persona sus gustos, su carácter, su profesión, sus dramas, sus problemas y debemos estar atentos a realizar duelos porque no son nuestros sino de ellos. En mi caso soy la heredera universal de Esther, mi abuela paterna, que era poetiza, escritora, publicó dos libros, era una persona súper espiritual. ¿Coincidencias? Miles.
  • Podemos ser afines por nombre (llevar el mismo nombre de un familiar) o por fechas. Ser afín quiere decir que tenemos cierta afinidad con ese pariente y algo nos une. En mi caso soy afín a muchos parientes, sobre todo del lado de mi papá: a mi bisabuelo Juan, a mi abuelo Juan Antonio y a su hermana María Teresa, a mi abuela Esther y a su hermana Sara, a mi tía María Cristina; y del lado de mi mamá a ella y a mi tía. También tengo afinidad con mi hermana.

Después de ver estas conexiones, me senté con un cuaderno en mano frente a mi mamá, mi papá y mi abuela para que me cuenten sobre esas personas en particular, y sobre nuestro árbol genealógico en general. Vimos fotos y pude ponerle a cada una de esas personas-fantasmas un rostro.

Les puedo asegurar que las conexiones son increíbles.

Lo espectacular del estudio del árbol genealógico es que permite entender para sanar y soltar. Y por sobre todo, para ser conscientes no solo de que somos, como bien dije antes, el resultado de una génesis, sino que curando lo que no fue curado estamos escribiendo nuestra propia historia sin ninguna carga heredada.

No se trata de hacer responsables a nuestros antepasados de lo que nos pasa, pero sí nos permite entender que hay reacciones inconscientes que no nos pertenecen y que repetimos y repetimos y repetimos sin saber bien por qué.

La teoría (o preguntas que le hice a Graciela)

1. ¿Cómo se explica que con las fechas de nacimiento y de defunción de nuestros antepasados podemos resolver nuestros dramas y hasta los conflictos no resueltos de nuestros parientes?

Si echamos un vistazo a las fechas y nombres de nuestro árbol genealógico, nos vamos a sorprender de las similitudes y exactitudes de las fechas y nombres. Todo está relacionado. El árbol genealógico es casi como las huellas dactilares, único. Nuestros ancestros nos confían a nosotros: sus dobles, afines, lo que ellos no pudieron reparar o sanar, lo que ellos no supieron resolver y está en nosotros sanarlo. Nada es casualidad, sino como podríamos explicar que habiendo 365 días en el año hay clanes que tienen diferencia de días entre sus fechas.

2. ¿Son tan necesarias las fechas? ¿O con entender la lógica del árbol ya es suficiente?

Las fechas son imprescindibles ya que es la única manera que tenemos de saber de quién/quiénes somos dobles o tenemos afinidad, por ejemplo. Necesitamos solo el día y el mes de nacimiento o defunción de cada ancestro. Los años y los apellidos no son importantes pero sí los nombres. Teniendo estos datos se realizan una serie de cálculos y de ahí se desprende de quién o quiénes soy doble, quién es mi maestro o de quién soy heredero universal, etc.

3. ¿Qué es importante que sepamos de nuestro árbol genealógico? ¿Todo lo que necesitamos saber está ahí?

Lo importante a conocer de nuestro árbol son aquellos ancestros con los cuales tenemos afinidad o somos dobles para reparar si es que hay algo de ese familiar que nos está afectando hoy en nuestra vida.

Ejemplo: “no sé por qué siempre me va mal en las finanzas. Trabajo mucho, pero por una cosa u otra no puedo salir adelante económicamente, el dinero como entra se va”. Estudiamos el árbol y resulta que soy doble de un abuelo y de un bisabuelo que eran jugadores compulsivos y todo lo que ganaban trabajando se lo gastaban en el juego.

Saberlo me da la posibilidad de tomar conciencia de que lo que me pasa no es mío, que lo heredé de ese ancestro, que puedo cortar el lazo que nos une y liberarme de esa carga.

4. Antes de estudiar nuestro árbol o de hacer la consulta, ¿necesitamos tener un motivo concreto o con ir con todos los datos es suficiente?

Muchas veces los consultantes no saben la importancia del estudio del árbol genealógico. Consultan por algo que les está pasando y no saben por qué, y luego de analizar el árbol, se sorprenden por cómo los está afectando.

Lo ideal seria que en la primer consulta se traigan la mayor cantidad de datos posibles para poder empezar con el análisis. De todos modos a medida que se va analizando van surgiendo preguntas y dudas que se van completando en consultas posteriores a la inicial.

5. Con una simple toma de consciencia de cómo funciona o funcionó nuestro clan familiar, ¿ya sanamos?

Hay veces que la persona al tomar conciencia de que lo que le está pasando no es propio, sino heredado de un ancestro, le resulta suficiente para sanar y cambiar su vida. Otras veces se necesitan ejercicios concretos para llegar al inconsciente y así poder cortar lazos, hacer duelos, etc. En ciertos casos, la fidelidad familiar es algo mucho más fuerte que la toma de conciencia.


graciela de aloyso 22

Graciela de Aloyso es Terapeuta Energética Integral. En sus consultas trata a la persona como un todo (mente consciente e inconsciente, emociones, campo energético y cuerpo físico) tomando en cuenta su clan familiar. Técnicas de sanación que aplica: reiki, diksha, radiestesia, análisis de árbol genealógico, biodecodificación biológica, meditaciones regresivas para cortar lazos y sanar vínculos, sistema de armonización biosónica con cuencos atlantes de cuarzo, meditaciones guiadas, respiración consciente y evolutiva y terapia floral. Es instructora de yoga y meditación para niños. Contacto: grabeloy@hotmail.com o 15.3105.6609 vía mensajes o Whatsapp.


Algunos consejos en base a mi experiencia

  • Cuando uno empieza a hacer este viaje suele obsesionarse con el tema e intenta tener toda la información YA, pero la ansiedad no sirve de nada y tantas fechas y relaciones y fotos y conexiones abruman. Todo proceso necesita su tiempo. El desafío está en tenerte paciencia, en dejar que fluyan las emociones (pensá que estás moviendo y removiendo muchísima energía) y que hay tiempo para todo. Lo que no quieras o puedas hacer ahora, lo harás después.
  • Si creés que es el momento de estudiar tu árbol o algo de todo esto que leíste resuena en vos, estate atento. Quizás sea el momento de hacerlo. Las cosas llegan en el momento que tienen que llegar.
  • Llevá un registro de las fechas y de lo que converses con tus parientes en un cuaderno, un anotador, la computadora o donde sea. A medida que vayas profundizando en este tema vas a empezar a ser consciente de muchas conexiones y lo mejor es que escribas lo que te surja a la hora que surja (me pasó de despertarme a las 6 de la mañana con la necesidad de escribir un sueño que tuve y que involucraba a las mujeres en mi familia).
  • Si querés armar tu árbol genealógico de forma virtual, existe una página gratuita muy intuitiva y práctica. Se llama MyHeritage y hasta lo podés compartir y descargar.
  • Cuando te sientas a hablar con tu familia procurá no forzarlos a contarte nada que ellos no quieran contarte (sobre todo cuando se trata de secretos o misterios familiares). Pero es importante que sepan que vale más una verdad cruda antes que ocultar o decir una mentira. Sé sutil con las preguntas y empático, no se trata de herir susceptibilidades ni presionar a nadie con nada. Hacé todas las preguntas que quieras hasta donde el otro te lo permita.
  • Si estás conversando temas fuertes o complejos con personas mayores, también tené ciudado con lo que preguntás. Lo más importante en este tipo de situaciones es leer a las personas que tenés enfrente y saber qué temas conviene tocar y cuáles no.
  • Estate atento a tu intuición, a lo que necesites saber o hacer. Por sobre todo, estate atento a las señales.
  • Disfrutá del viaje. No solo estás conociendo tu historia para sanarte, también estás conociendo de dónde venís. Tus raíces dicen mucho de vos.

banner-letras-luz

Anuncios

8 thoughts on “Herramienta #1: tu árbol genealógico

    1. Hola Jesús! Qué lindo que quieras conocer más sobre tu árbol. Yo no hago este tipo de estudios, tendrías que (en el caso de que sea posible) hablar con algún familiar para recabar la mayor cantidad de datos posibles y ver en Internet si podés encontrar más información (me contaron que hay sitios que te permiten rastrear datos). Un abrazo grande y mucha buena suerte en la búsqueda!

  1. Nuestro primer trabajo como “nómadas digitales” fue hacer las desgrabaciones de unas clases de un curso que daba Violeta Vázquez sobre BioDecodificación Rizom. Horas y horas de meternos en un mundo totalmente desconocido. Por momentos nos daba miedo por todo lo que nos estaba movilizando por el solo hecho de ser espectadores. No nos queremos ni imaginar lo debe ser poner todo eso en práctica.
    ¡Nos encanto el texto! Excede a una “herramienta”.

    1. Wow chicos! De igual manera es fuerte ser espectador también. Y tal como dicen, excede a una herramienta. Los abrazo! Gracias por compartir su experiencia!

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s