“El placer de su compañía”. Richard Bach

He volado mucho en compañía de este amigo de voz serena. En esta época en la que se encuentran pocos amigos, en la que un hombre debe darse por afortunado si puede contar más de tres, David Garnett es un verdadero amigo. Nos gustan las mismas cosas: el cielo, el viento, el sol. Cuando uno vuela con alguien que valora las mismas cosas que uno, se puede decir que es un amigo. Cualquiera que volara en el Moth y no disfrutara del cielo, no sería más amigo que ese hombre de negocios sentado doce filas más adelante en un 707, aunque voláramos mil veces juntos.

En cierto modo, conozco a Garnett incluso mejor de lo que lo conoce su propia esposa, porque ella nunca ha podido comprender totalmente por qué pierde horas en ese ruidoso armatoste que le deja a uno la cara llena de aceite. Yo sí entiendo por qué.

Pero probablemente lo más curioso de mi relación con David Garnett es que aunque hemos volado mucho juntos y lo conozco muy bien, no sospecho qué aspecto tiene y ni siquiera sé si está vivo. Porque David Garnett no es sólo un piloto, sino también un escritor y según una manera de ver las cosas, las conversaciones que hemos sostenido y los vuelos que hemos hecho juntos han tenido lugar entre las ajadas páginas de su libro A Rabbit in the Air; publicado en Londres en 1932.

La manera de conocer a un escritor no consiste en tener un encuentro personal con él, sino en leer lo que escribe. Sólo el papel le permite mostrar el máximo de su claridad, de su verdad y de su honestidad. Lo que pueda decir en sociedad o dirigiéndose a algún congreso no tiene ninguna importancia; sólo en sus escritos encontramos al verdadero hombre.

(…)

Se han escrito miles de volúmenes sobre la aviación, pero no encontramos automáticamente mil amigos especiales y verdaderos en sus autores. Los escritores reviven en una página sólo cuando han entregado algo de ellos mismos, cuando han escrito sobre el sentido de las cosas y no sólo sobre hechos o cosas que les han ocurrido. Los que han escrito sobre la aviación y que han conseguido esto, se encuentran generalmente en una sección especial de algunas bibliotecas privadas.

La Segunda Guerra Mundial nos dejó cientos de libros sobre aviación, pero casi todos se concentran en hechos y aventuras emocionantes; el autor evita referirse al significado de los hechos y a lo que representa la aventura. Quizás tema que lo tomen por un egocéntrico, quizás haya olvidado que cada uno de nosotros, en el momento en que persigue una meta digna y valiosa, se convierte en un símbolo de toda la humanidad que lucha. En ese momento, la palabra “yo” no se refiere a un David Garnett personal, egocéntrico, se refiere a todos los que hemos amado y deseado y luchado para aprender y que finalmente hemos conseguido volar solos en nuestro Moth. Existe algo en la unión de hechos, sentido y honestidad que da “presencia” a un libro, que para mejor o peor nos pone en la cabina y nos lleva hacia el encuentro con nuestro destino. Y cuando uno hace este camino con un hombre, es muy probable que ese hombre se convierta en su amigo.

(…)

En El Principito, Saint-Exupéry muestra esa amistad especial que los pilotos pueden tener con otros pilotos que han escrito sobre la aviación.

“—Éste es mi secreto —dijo el zorro al principito—, un secreto muy simple: sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos. Lo esencial es invisible a los ojos —repitió el principito para no olvidarlo.”

Saint-Exupéry escribe para usted y para mí, para los que nos sentimos atraídos por la aviación de la misma manera que él y buscamos los mismos amigos dentro de ella. Sin ver lo invisible, sin admitir que tenemos más en común con Saint Exupéry y David Garnett y Bert Stiles y Richard Hillary y Ernest Gann que con nuestro vecino, los hemos dejado sin domesticar y no son más amigos que los mil rostros de una muchedumbre. Pero cuando llegamos a conocer al verdadero hombre que está allí en el papel, ese hombre al que el escritor dedicó su vida, cada uno de ellos se convierte para nosotros en algo único en el mundo. Lo esencial de ellos y de nosotros no está al alcance de los ojos.

Nos hacemos amigos de un hombre no porque tenga pelo castaño u ojos azules o una cicatriz en el mentón que le quedó de un accidente aéreo, sino porque soñamos los mismos sueños, porque ama el mismo bien y odia el mismo mal, porque le gusta escuchar el ruido de un motor marchando en vacío en una tibia y tranquila mañana.

Los hechos por sí mismos no tienen sentido.

(…)

Estos hombres, la única parte de ellos que es verdadera y permanente, viven todavía. Si los buscamos, podemos mirar el mundo con ellos, reírnos con ellos y aprender con ellos. Sus bitácoras de vuelo se confunden con las nuestras y nuestro volar y nuestro vivir se hace más rico porque las conoce. La única manera en que estos hombres pueden morir es que sean completamente olvidados. Tenemos que hacer por nuestros amigos lo que ellos han hecho por nosotros: ayudarlos a vivir.

Este extracto pertenece el libro “El don de volar” de Richard Bach, un escritor estadounidense conocido por sus populares novelas del decenio de 1970 como Juan Salvador Gaviota e Ilusiones, entre otras. Los libros de Bach exponen su filosofía de que nuestros aparentes límites físicos y mortalidad son solo apariencias. Bach es reconocido por su amor a volar y sus libros relacionados con la aviación como metáfora.banner-letras-luz-2

Anuncios

Un comentario sobre ““El placer de su compañía”. Richard Bach

  1. Jime…Gracias por ayudarlos a vivir…Que hayas publicado esto tiene un significado muy especial…Sos de la clase de escritore/as que me gusta muchísimo leer. He disfrutado tantísimo tu libro, he compartido tus horas y acompañado en cada profundo pensamiento…Gracias gracias gracias y muuuuuchos éxitos con tus libros y aquí con esta nueva sección… 🙂 ❤

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s