Ñ (comodín)

Para la letra Ñ no encontré ninguna palabra que vaya a la par con lo que quiero escribir. Así que la Ñ la voy a usar como un comodín, dejando fluir las letras y sobre todo, los pensamientos.

Me intriga la mente humana. Me llaman la atención sus enredos, sus vueltas, sus salidas y entradas, sus carcajadas y gritos, su anticipación innecesaria y su procastinación.

Pensar, pensamos todos. Es necesaria la mente para sumar y restar, para discernir si el camino correcto es el de la derecha o el de la izquierda, para distinguir si algo vale o no la pena. Pero, ¿por qué sobreestimamos a la mente? Pensar, pensar, pensar. ¿Cuál es la medida justa? ¿Por qué de chicos pensamos poco y nada y de grandes pensamos todo? ¿Por qué a veces la mente nos controla? El tiempo no avanza, el tiempo retrocede. Y malgastamos nuestra energía en pensamientos que no construyen.

M de mente con M de mundo y M de misterio. Alzar la bandera blanca y rendirnos a la única M que verdaderamente existe: la M de momento. Soltar la ansiedad, la melancolía y los planes. Soplar los mundos de papel. Respirar vida, ésta vida, la nuestra, la que está pasando ahora.

Interpretaciones. No me canso de repetir que este bendito mundo se basa en interpretaciones. La tercer semana de diciembre se me salió el tendón del dedo meñique de la mano derecha por eso ahora estoy escribiendo solo con la izquierda. Cuando me enteré que me tenía que operar, que tenía que pasar tres semanas de yeso y que iba a tener toda la mano inmovilizada hasta el codo, se me vino el mundo abajo: lloré, me angustié y todos mis proyectos relacionados con la escritura se desilusionaron de mí. La primera impresión fue fatal porque así me sentía. Me nublé y no quise ver que mi mano izquierda seguía vivita y coliando y con las mismas ganas de siempre de seguir creando mundos reales e inventados de tinta virtual.

Me costó 48 horas aceptar que “y sí, me pasó”. Y de la noche a la mañana, todo estaba bien. Y entendí por qué me pasó: la falta de flexibilidad ante ciertos aspectos de mi vida (el no querer estar más en Buenos Aires y chocar con eso, el no querer aceptar que las relaciones transmutan y chocar con eso, el no querer ver que no todo está tan mal como parece y chocar con eso). Altibajos ¿por la edad también? justos y necesarios, pero no sé hasta qué punto irreales, creados por el mero hecho de pensar demasiado y no fluir a favor de la corriente. Porque cuando nos queremos aferrar a una rama, esta se puede llegar a cortar al igual que un tendón.

Al verlo así, me calmé aún más. Por momentos me dolió la mano y el darme cuenta de todo esto y las lágrimas inevitablemente me saludaron. Pero a los pocos días de haber salido de la cirugía, me crucé con mucha gente en la calle y las frases muletilla fueron siempre las mismas: ¡Pobrecita! ¡Qué mala suerte! ¡Qué manera de arrancar el año!

¿Por qué casi siempre anticipamos lo peor? Se sorprendían al ver mi sonrisa cuando les decía que al contrario de como todos lo veían, yo me sentía muy bien. Molestó, sí. Pero todo pasa y depende de cómo interpretamos eso que nos pasa. No tengo dudas de que si hubiese pataleado más de lo que patalié, este mes hubiese sido muy difícil. Y no lo fue en absoluto.

Al fin y al cabo no reniego tanto de la mente. Pero como un lazarillo, hay que guiarla hacia donde nosotros queremos. Y tampoco quiero volver el tiempo atrás para que no me pase lo que pasó, porque no hubiese aprendido la lección. A veces es difícil entender por qué tenemos que llegar a estos extremos para entender algo muy íntimo de nosotros mismos, pero así y todo, bienvenida la sanación.

Anuncios

4 comentarios sobre “Ñ (comodín)

  1. y seguimos estando conectadísimas… estoy pasando por la misma etapa de sanación, y hablando con mis amigas, escucho lo mismo.
    Es hermoso estar conciente de que el primer paso para sanar es reconocer que podemos y queremos sanar, y que nadie más puede dar ese paso por nosotros.
    Hermoso post bonita ❤

  2. Mente !!! …. que tema interesante !!!…. leer articulos como este o de otros autores en general, es estimulante. porque creo que estamos en un tiempo de “Descubrimientos Personal Interno”, donde comienzan a surgir preguntas (inicio del post)… “los porque”…o “los para que” … y ese tipo de incognitas k siempre nos vienen, especialmente, cuando se presentan “cambios” en nuestra vida….vale decir … “cambios inesperados”. Estos son los que mas nos hacen “patalear”, porque nuestro cerebro esta muy comodo cuando todo marcha bien. Pero ahora estoy aprendiendo tambien (como vos con tu cirugia de mano) que la vida.. Dios o Universo es “SABIO” porque nos entrega aquello que k necesitamos aprender, aunque generalmente son cosas que nos causan Dolor, pero se k algo bueno vas a sacar de esta situacion.
    Jime… como vos decis (en tu articulo), me costo unas “cuantas horas” aceptar y reconocer k algo sucedio,, bue yasta!!,,, paso!!… esa es la gran clave de todo… “aceptar” … no rechazar o negar. Y Ahora k mencionas esto, me doy cuenta k yo muchas veces alargo (o alargamos) los tiempos, por el solo hecho de no aceptar algo.
    Como alguien dijo por ahi,,, “mientras mas resisto algo, ese algo se hace mas perdurable”

    una vez mas… Gracias por compartir !!!

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s