Día 25: Me siento rara

DesafíoCreativo #25

El hecho es real y la interpretación es irreal. No interpretes.

En realidad, no consideres nada puro o impuro. ¿Por qué? Porque la pureza y la impureza son nuestras actitudes impuestas a la realidad. Prueba esto. Esta técnica es ardua, no es simple…, porque estamos tan orientados al pensamiento dual, basados, enraizados en el pensamiento dual, que ni siquiera somos conscientes de nuestras condenas y justificaciones.

El hábito está tan arraigado. Sigues -con tus gestos, tu manera de sentarte, de estar de pie-, sigues condenando, justificando, ni siquiera consciente de lo que estás haciendo. Cuando sonríes a una persona o cuando no sonríes a una persona, cuando miras a alguien o no le miras, simplemente lo ignoras, ¿qué estás haciendo?

Estás imponiendo tus actitudes.

Dices que algo es bonito; entonces tendrás que condenar algo como feo. Y esta actitud dual está dividiéndote a ti simultáneamente, de manera que habrá dos personas dentro de ti. Si dices que alguien está enfadado y la ira es mala, ¿qué harás cuando tú estés enfadado? Dirás que esto es malo; entonces habrá problemas, porque dices que «esto es malo; esta ira en mí es mala». Entonces has empezado a dividirte a ti mismo en dos personas: una persona mala, una persona maligna dentro, y una persona buena, un santo.

Por supuesto, te identificarás con el santo interno, de modo que el diablo, Satanás, el mal que hay dentro de ti, será condenado. Estás dividido en dos. Ahora habrá una lucha, un conflicto constante.

(…)

Una persona dividida no puede tener paz. ¿Cómo va a tenerla? ¿Dónde vas a poner a tu diablo?

(…)

…no importa cuánto pienses que has elevado a tu santo y aplastado al diablo; tienes que saber que en cualquier momento se pueden cambiar las posiciones, y el santo caerá y el diablo estará arriba.

El tantra dice: no dividas, no estés dividido; sólo entonces serás victorioso. ¿Cómo no estar dividido? No condenes, no digas «esto» es bueno y «eso» es malo. Retira todas las concepciones de la pureza y la impureza. Mira el mundo, pero no digas qué es. Sé ignorante, no seas demasiado sabio. No pongas etiquetas, permanece en silencio, sin condenar, sin justificar. Si puedes permanecer en silencio con respecto al mundo, con el tiempo este silencio penetrará en tu interior. Y si no hay división externamente, la división desaparecerá de la consciencia interna, porque ambas sólo pueden existir juntas.

Pero esto es peligroso para la sociedad. Por eso fue reprimido el tantra. ¡Esto es peligroso! Nada es inmoral, nada es moral; nada es puro, nada es impuro. Las cosas son lo que son. Un tántrico auténtico no dirá que un ladrón es malo; dirá que es un ladrón; eso es todo. (B.S.R.)

Sí, no paro de escribir sobre lo mismo. Es que me sorprenden las “casualidades”. ¿Vieron cuando piensan sobre algo y de golpe mucho de lo que uno lee o ve va para el mismo lado?

Hace un tiempo que tengo ganas de leer algún libro así que digas faaa, no puede ser tan genial esto y un email de un chico que conocí en Bariloche y que me preguntó sobre él, me hizo acordar que me estaba esperando en la biblioteca de mi casa. Yo tenía que leer la “Undécima Revelación” para darme cuenta de ciertas cosas que sé pero que aún no logro poner en práctica o comprender su complejidad:

“Las Revelaciones. No estamos viviéndolas (…) Pero no son fáciles. Llevan tiempo”

“Recordé que se refería a observar los sutiles giros y vueltas de la sincronicidad, esas misteriosas coincidencias que podían surgir en un segundo para empujar la vida de uno en una nueva dirección”

“Yo casi esperaba que el hombre malhumorado se apresurara a desviar la mirada, pero en cambio devolvió la sonrisa al hombre de cabello oscuro y ambos entablaron una charla superficial en un idioma que sonaba a nepalés. En determinado momento hasta rieron con ganas”

“Todas las grandes oraciones de la Biblia no son pedidos, sino afirmaciones. Piense en el Padrenuestro, que dice “Dánosle hoy el pan nuestro de cada día”. No dice “Por favor, ¿podrías darnos algo de comer?”

Y podría seguir porque en 15 páginas marqué mil frases.

Como conté en el día 24, vengo con un choque de humanidad vs consciencia, cosas muy diferentes. Es como que estoy parada a 2000 metros del suelo viendo un precipicio, sabiendo que tengo un paracaídas, pero aterrada de miedo por la altura. Así me siento.

Más allá de eso, me llama poderosamente la atención que lo que pienso/hago me llega a través de libros, mensajes o cualquier otro soporte (eso es lo de menos) (por ejemplo, sonreír o saludar a aquella persona con la que me cruzo en la calle y hago contacto visual, me sorprende cómo cambia la energía del otro después de un simple gesto que rompe con su estructura… y después eso lo leo en “La Undécima Revelación”).

Cuando de estos temas se trata, me vuelvo monotemática. Intento encontrar una respuesta y acción instantáneas, pero al hacer esto, mi mente no para. Y justamente lo que tengo que hacer es lo contrario: dejar que todo decante.

A veces lo logro y digo ¡wow! bajás los cambios y es increíble la diferencia.

No sé, ¿a alguien más le pasa? ¿Soy rara?

Sí. El vino me pegó.

Anuncios

One thought on “Día 25: Me siento rara

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s