Día 1: No sé

Bloqueo: sí, estoy trabada. No tengo idea de qué escribir. Encendí un sahumerio, me puse la música más inspiradora que tengo en mi repertorio pero no tengo la más pálida idea por dónde arrancar. En realidad sí, tengo ganas de escribir sobre varias cosas, pero hoy no siento un cosquilleo por ninguno de esos temas y una de mis reglas de supervivencia más importantes (y que resultó tener un gran efecto positivo en mi vida) es la siguiente: no hagas nada que no te entusiasme ni que no disfrutes.

Me acuerdo una vez, allá lejos pero hace no tanto tiempo, cuando estábamos en el aula con todos mis compañeros de la facultad y teníamos que presentar no sé qué trabajo creativo, me levanté de la silla en mi turno y antes de decir nada vomité 36 letras: Nunca voy a hacer algo que no disfrute hacer, algo así como una máxima muy personal algo trillada pero cuyo momento me quedó muy grabado. Seguramente en ese instante fue sólo una oración de letras hiladas entre sí.

Ni bien terminé de dar el último final de mi primer año en la universidad, me hice un tatuaje en la nuca. Wow, qué rebelde. Pero no, no fue un acto de rebeldía violento hacia mi persona sino una especie de símbolo-recordatorio. Necesitaba que en mi vida-cuerpo haya algo que me haga clic cada vez que lo vea, que diga “ah ah ah… sisisisi, claro claro, tengo que ser feliz” y retroceder para caminar con los zapatos bien puestos.

El lugar del cuerpo que elegí no sé bien por qué fue, me gustaba cómo quedaba ahí pero supongo que no importaba dónde (bah, en ese momento sí, en plena adolescencia cada cosa que hacés está pensada pero al mismo tiempo nada calculada) y me lo hice. Mi padre (oh Miguel, si te mencionaré en este desafío creativo… o quizás no, no lo sé) no quería que me lo haga (¿qué le molestaba?) pero después cuando se lo mostré le gustó y me respondió ¡no es tan grande como me lo imaginaba! Y no papi, pasa que siempre exagerás todo, seguramente pensé y hasta quizás le dije.

Yo iba feliz y sonriente caminando con mi tatto que en chino significa felicidad. Me gustan esos símbolos y me gusta a veces que sólo yo sepa qué significan, porque la verdad es que pueden representar muchas cosas, pero su esencia e historia es muy personal y sólo uno sabe por qué se lo hace y en qué contexto.

Con el paso del tiempo esa frase y ese tatuaje tomaron más protagonismo, sin quererlo, sin buscarlo. Qué se yo cuándo, pero paso a paso mi vida se direccionó para la flecha cuyo cartel decía “Sólo placer, por acá”. Me gusta eso de asociar lo que hago con el placer. Ahora que no estamos viajando paso horas en frente de la computadora, y si bien cansa (en el mejor sentido de la palabra) es tan gratificante porque escribo, porque me conecto con personas que de otra manera no podría relacionarme, porque también y de alguna manera soy un puente: de un lado hay sueños y del otro personas; en el medio estoy yo, que como si fuese una pescadora-artesana, los uno o por lo menos eso intento (o eso quiero).

Si me pongo a pensar un poco veo muchos “no sé” en mi vida. Sí, si me gusta lo hago, pero ¿para qué? ¿por qué? No sé, me gusta. Y cuando uno no sabe por qué hace lo que hace pero lo hace, significa que se está escuchando. Porque lo hago sin un motivo predefinido por nadie, sólo por mí. Por ahí me equivoque después, pero el tropiezo es el gran maestro en la vida de cualquiera. Quizás eso que hago me lleva a un no querer hacerlo más, pero ¿cómo saberlo si no pruebo? Un no sé puede ser la carta de presentación de un mundo de colores y fuegos artificiales. Y no entiendo de dónde surgió su tan mala fama.

DesafíoCreativo #1

Anuncios

9 comentarios sobre “Día 1: No sé

  1. Jajajaja, te bancoooo!
    Y te acompaño en el sentimiento, estoy en un momento “no sé”, volviendo a mi país después de vivir 1 año y medio en Panamá, terminando con mi novio de 3 años y pico y no sé porque, no sé si quiero, no sé si es lo correcto ” pero ¿cómo saberlo si no pruebo? Un no sé puede ser la carta de presentación de un mundo de colores y fuegos artificiales.”.

    La incertidumbre muchas veces nos paraliza, pero luego nos abre puertas donde antes veíamos paredes.
    Saludos!

  2. me causó gracia que te hiciste un tatoo para que cada vez que lo vieras hicieras un click y te lo hiciste en la nuca, es jodido verlo ahí, necesitás mínimo dos espejos, jajajaj, igual por suerte el click es de adentro para afuera y lo hiciste igual. Felicitaciones

  3. Jime, estoy en Panamá, viendo como volver para Argentina, espero que sea esta semana y espero ansiosísísísísíma poder conocerlos a todos en las dinámicas de proyección de pelis!

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s