Sweet Cero #4: Cartas para un norte

Enciendo un sahumerio, me hago un rodete, voy hasta mi biblioteca, agarro el mazo de cartas llamado tan marketineramente “Tarot Osho Zen”, si pero bien que cuando preguntás algo esas cartas te hacen una radiografía de vos cosa que te llama muchísimo la atención, me siento en la cama, a veces sos demasiado morsa ¿te levantaste hace 10 minutos y volvés a la cama? y hago la primer tirada. “Para evolucionar, ¿qué tengo que dejar atrás y en qué me tengo que enfocar?” Bueno, está bien. Pero me voy a meter en esta lectura a ver si podemos marcar un mismo norte.

CARTA #1: INTEGRACIÓN

La imagen de la integración es la unión mística, la fusión de los opuestos. Éste es un tiempo de comunicación entre las dualidades de la vida previamente experimentadas. En vez de que la noche se oponga al día, de que la oscuridad suprima la luz, las dualidades trabajan juntas para crear un todo unificado, volviéndose la una en la otra, conteniendo cada una, en su núcleo más profundo, la semilla de lo opuesto. Somos la unión del águila y el cisne: masculino y femenino, fuego y agua, vida y muerte. La carta de la integración es el símbolo de la autocreación, de la nueva vida y de la unión mística; todo ello conocido también como alquimia. 

Vos sos la que sonríe por la calle sintiéndose libre y la que llora por el miedo al paso del tiempo, por el miedo a la muerte. Vida y muerte son uno también, las dos caras de la misma moneda. Sos sol y sos nubes, sos luz y sos sombras. Amate en cada momento, con las emociones que surjan, tal como vienen. La evolución va de la mano con abrazar tu yo que no te gusta, mimarlo y besarlo. No son dos personas, son una.

CARTA #2: CREATIVIDAD

Desde la alquimia del fuego y el agua, en la parte inferior, hasta la divina luz que entra desde arriba, la figura de esta carta está literalmente poseída por la fuerza creativa. Realmente la experiencia de la creatividad es una entrada en lo misterioso. La técnica, la experiencia y el conocimiento simplemente son herramientas; la clave está en abandonarse a la energía que estimula el nacimiento de todas las cosas. Esta energía no tiene forma ni estructura, y aun así todas las formas y estructuras surgen de ella. No importa qué aspecto particular tome tu creatividad: puede consistir en pintar o cantar. El verdadero asunto consiste en estar abierto a lo que quiere expresarse a través de ti. Recuerda que no poseemos nuestras creaciones, no nos pertenecen. La verdadera creatividad surge de la unión con lo Divino, con lo místico y lo desconocido. Entonces, ambas cosas son un gozo para el creador y una bendición para los demás.

Esto que estás haciendo también es meditación: todos los días dos horas para dejarte y dejarme escribir. Es tu momento para expresar lo que sea, lo que tengas adentro. Cada vez más querés escribir, escribir y escribir, crear de mil maneras, porque es tu manera de entenderte y entenderme. “Sé meditativo mientras lo haces, sea lo que sea”. Estás más juguetona que nunca, más nena que nunca y a veces te preguntás si está bien que teniendo 26 años seas así. Es una forma de creatividad, de reírte de la vida, de reírte de vos misma. Sé una con tu creatividad, sea la que sea, exprese como se exprese.

CARTA #3: CURACIÓN

Es una época en la que las heridas profundamente enterradas del pasado salen a la superficie, listas a ser curadas. La figura de esta carta está desnuda, vulnerable, abierta al toque amoroso de la existencia. El aura alrededor de su cuerpo está llena de luz, y el tipo de relajación, de cuidado y amor que le rodea, disuelve su lucha y sufrimiento. Cuando estamos bajo la influencia curativa del Rey de agua, ya no nos ocultamos más de nosotros mismos o de los demás. En esta actitud de apertura y aceptación podemos curarnos y ayudar a otros a estar sanos y totales.

Estos 16 días son para curarte, toda la vida es para curarte. Los miedos salen a la luz y estás saludando a cada uno de ellos, a tus sombras. No lo ocultás más, ni a vos ni al mundo. HOLA, SOY ASÍ te, me y les decís. Aceptación total de vos y de lo que suceda, estando acá, en tu/nuestra casa.

CARTA #4: LAS CARGAS

Cuando cargamos con un montón de “tendrías que o no tendrías que” impuesto por los demás, nos volvemos como esta figura andrajosa y esforzada que está tratando de subir montaña arriba. “¡Ve más rápido, esfuérzate más, llega a la cumbre!”, le grita el tirano que lleva sobre sus hombros (estúpido a su vez pues él mismo carga con un arrogante gallo). Tienes tus propias montañas por conquistar, tus propios sueños que cumplir, pero nunca tendrás la energía para conseguirlo a menos que te liberes de todas las expectativas procedentes de los demás y que ahora piensas que son tuyas. Probablemente sólo existen en tu propia mente, pero ello no quiere decir que no puedan agobiarte. Es el momento de aligerarte y enviarlas a paseo.

Y sí, yo también te lo digo. El ego a veces te toca la puerta, vos asomás un ojo y lo ves. Es mi antítesis, me molesta que lo escuches y que te dejes llevar por él, pero al rato te seduce mucho más tu paz. Menos mal, casi que esta lucha la tengo ganada. Pero relajá, soltá los hombros, respirá y cuando vuelva la mente-ego no lo escuches, sabé que es un pasajero en tránsito.

CARTA #5: COMPRENSIÓN

El pájaro dibujado en esta carta mira hacia afuera desde lo que parece ser una jaula. No hay puerta y, en realidad, los barrotes están desapareciendo. Los barrotes eran una ilusión y este pequeño pájaro se siente atraído por la gracia, libertad y coraje de los otros pájaros. Empieza a extender sus alas para volar por primera vez. El amanecer de una nueva comprensión (la jaula siempre ha estado abierta y el firmamento siempre ha estado para que lo exploremos) puede hacernos sentir un poco temblorosos al comienzo. Está bien y es natural sentirse tembloroso, pero no dejes que eso ensombrezca la oportunidad de experimentar la ligereza y la aventura que se te ofrece, junto con el temblor. Muévete con la dulzura y suavidad de este momento. Siente el aleteo en tu interior. Extiende las alas y sé libre.

Sé una con lo que te rodea, no hay separación entre el afuera y el adentro. Seguí con la creatividad en movimiento, con lo que surja a cada momento, con lo que resuene en vos. Estás curando tus heridas, tus cargas. Todo el cielo es tuyo, todo te pertenece, sos libre.

Anuncios

4 comentarios sobre “Sweet Cero #4: Cartas para un norte

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s