De viaje (o no) con uno mismo: estar solo sí que hace bien.

Tenía ganas de escribir un rato y decidí musicalizar ese momento (siempre la música funciona como una musa inspiradora). Voy a mi playlist, hago click en Eddie Vedder y empieza a sonar Society (Sociedad, si no la escucharon nunca se las recomiendo):

Hace dos fines de semana me fui al Delta en Tigre. Ya había ido varias veces antes pero esta vez fue un poquito diferente: me fui sola a una cabaña (hermosa, por cierto) tres días y dos noches. Pocos fueron los que me alentaron con un ¡qué bueno, nunca me animaría a irme sola un fin de semana! y muchos fueron los que con caras de preocupación (y hasta de compasión) me dijeron: ¿Estás segura de irte? Mirá si te pasa algo y estás sola, llevate el celular y tenelo toda la noche prendido / ¿No tenías miedo a la noche? Yo me hubiese llevado un gas pimienta / ¿Estás bien que tenés ganas de estar sola?

Y con este post quiero decirles a todos que estar solo hace bien. Si leyeron mi post anterior Síndrome post viaje: ¿y ahora qué hago? van a conocer las razones por las que quise irme, pero eso no quiere decir que estaba mal anímicamente, sino que simplemente tenía ganas de estar sola (y no es que me pelié con mi novio, ni con una amiga, ni nada por el estilo…)

38d84-t2a 4ea01-t3a

Mi cabañita era la roja de adelante, preciosa.

Estamos acostumbrados a estar rodeados de gente, rodeados de ruido que ya forma parte del sonido ambiente, rodeados del constante bombardeo de imágenes, rodeados de cosas materiales que nos dan la sensación de estar muy cerca pero que nos separan cada vez más de lo que verdaderamente es la vida real (como computadoras, celulares, la caja boba, entre muchos otros) que nos da pánico pensar en la posibilidad de estar solos (y peor aún, estar acompañados de nosotros mismos). ¿Por qué pasa esto? ¿Es algo que sentimos realmente o es una idea que viene por herencia de la cultura en la que vivimos de ver de manera tan dramática el estar solo? Porque llevado a un plano más específico, el estar sin pareja a una determinada edad también está mal visto… ¿quién fue el salame que inyectó esta idea en nuestras inteligentes cabezas? Gracias a él, hay algunos traumas en el plantel femenino.

Y no quiero que pase desapercibida esta frase que quedó por ahí arriba: nos da pánico pensar en la posibilidad de estar solos (y peor aún, estar acompañados de nosotros mismos). Todos nosotros tenemos dos caras (algunos algunas más): una cara divina que nos encanta mostrar y compartir con los demás y otra que nos gustaría que nos trague la tierra de lo horrenda y molesta y mala onda y todas las palabras negativas que se les cruce por la cabeza y que a veces no mostramos porque… ¡cómo la vamos a mostrar! Sería una traición con nosotros mismos mostrarla y nuestro rating bajaría (OMG=Oh My God). Y cuando estás solo, te las tenés que bancar como venga (porque irse solo no es sinónimo de irse a un spa tampoco) y hacerse cargo de nuestra luz y de nuestro humo. 

0b772-t1a

Por eso les recomiendo tomarse un rato (20 minutos, 1 hora, lo que quieran) para estar con ustedes mismos. No digo que se tomen un fin de semana como yo (sería genial si lo hacen) pero sí traten de crear el hábito de dedicarse un poco de tiempo a ustedes mismos con ustedes mismos. Salgan a pasear, a caminar, a andar en rollers, háganse preguntas, traten de buscar respuestas, lean algún libro que los inspire y motive, hagan lo que quieran (eso sí, no se encierren en un shopping). Traten de aprovechar los días de sol y conectarse con la naturaleza, con la esencia de ustedes mismos y para eso les recomiendo el Delta de Tigre (sí, amo este lugar y siempre hay un colectivo, un tren o una combinación que los lleve, no pongan excusas… si van a pata, se pueden tomar una lancha colectivo y bajarse donde quieran o sino ¡vayan en bici! y de paso hacen deporte y pueden recorrerlo como quieran sin depender de los medios de transporte)

71643-t20a efab0-t10a

En Tigre igual nunca estás solo…

c3213-t19a

6f98b-t26a

3e3d7-t8a

Hay muchos senderos para caminar…

2fc4e-t30a

…y un cielo para imaginar y volar.

Encontré por ahí una frase de Miguel de Unamuno, escritor y filósofo español, que habla sobre lo que estuvimos charlando por aquí:

Sólo la soledad derrite esa espesa capa de pudor que nos aísla a los unos de los otros; sólo en la soledad nos encontramos; y al encontrarnos, encontramos en nosotros a todos nuestros hermanos en soledad. Créeme que la soledad nos une tanto cuanto la sociedad nos separa. Y si no sabemos querernos, es porque no sabemos estar solos. Sólo en la soledad, rota por ella la espesa costra del pudor que nos separa a los unos de los otros (…) Sólo en la soledad alzamos nuestro corazón al Corazón del Universo; sólo en la soledad brota de nuestra alma el himno redentor de la confesión suprema. No hay más diálogo verdadero que el diálogo que entablas contigo mismo, y este diálogo sólo puedes entablarlo estando a solas. En la soledad, y sólo en la soledad, puedes conocerte a ti mismo como prójimo; y mientras no te conozcas a ti mismo como prójimo, no podrás llegar a ver en tus prójimos a otros yos.

Si quieres aprender a amar a los otros, recógete en ti mismo.

Si querés resolver algún temita o mambito (quizás un mambote), si te sentís medio perturbado por algo, si la ciudad te parece que te está contaminando o simplemente querés un rato para vos… tomatelo.

Vas a ver lo bien que te vas a sentir después.

Anuncios

Comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s